Ferropenia. Prevención y tratamiento

Ferropenia. Prevención y tratamiento

“La Organización Mundial de la Salud estima que afecta a la cuarta parte de la población mundial”
Ferropenia
Publicado: Junio 2012

La ferropenia o deficiencia de hierro es la carencia nutricional más frecuente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que afecta a la cuarta parte de la población mundial. Constituye un verdadero problema de salud pública1-4. La carencia afecta a grupos vulnerables en etapas criticas del ciclo vital: lactantes, prescolares, adolescentes y mujeres5-6. 

La marcada susceptibilidad en los niños está determinada por la elevada velocidad de crecimiento, la introducción temprana de leche entera y alimentación complementaria con contenido en hierro insuficiente. Las enteropasitosis constituyen un factor de riesgo adicional 1,2. En la adolescencia los requerimientos aumentan debido a la aceleración del crecimiento y en las mujeres debido a las perdidas asociadas con los ciclos menstruales.
 
La ferropenia es una condición de carácter sistémico con espectro variable de manifestaciones. En su etapa inicial se encuentra el déficit de hierro. El progreso en la depleción de las reservas de este mineral se expresa como anemia, el estadio final de esta carencia.7-9.
Se estima que en países industrializados alrededor del 7% de los menores de 5 años sufre anemia ferropénica, mientras que en países en vías de desarrollo la prevalencia alcanza o excede el 50%4.
 
En Uruguay la “Encuesta sobre estado nutricional, prácticas de alimentación y anemia en niños de 0 a 2 años” realizada en 2010 mostró una prevalencia de anemia de 31,5%, alcanzando cifras de 41% entre los 6 y 11 meses. La prevalencia fue mayor en hijos de madres menores de 20 años, niños con retraso de talla y en aquellos procedentes de departamentos del interior del país y de hogares con escasos recursos económicos (primer quintil de ingresos). 
 

Importancia del hierro

El hierro es un nutriente esencial en los seres humanos. Alrededor de las ¾ partes integra el grupo Hemde la hemoglobina, la mioglobina, los citocromos, las catalasas y lasmieloperoxidasas; el resto se encuentra en los depósitos en forma de ferritina y hemosiderina e integra diversos sistemas enzimáticos. El hierro circulante (unido a la transferrina) constituye solamente el 0,1% del hierro corporal10. 
 
Es conocido la relación de este mineral con los mecanismos defensivos, la neurotransmisión de catecolaminas (dopamina) y con la mielinización. 
 
La ferropenia, con o sin, anemia puede provocar diferentes alteraciones neuropsicológicas, sensoriales e inmunológicas.Produce deterioro de la capacidad intelectual, del desarrollo motor y de la capacidad laboral. La ferropenia a edades tempranas es un factor de riesgo para desarrollar alteraciones cognitivas en la adolescencia.También está comprobado su participación en la génesis del trastorno de déficit atencional e hiperactividad11-12.La ferropenia produce alteración de la inmunidad celular, con predisposición a infecciones y enlentecimiento en la conducción en los sistemas auditivos y visuales13.
 
1-La ferropenia produce alteración de la inmunidad celular, con predisposición a infecciones y enlentecimiento en la conducción en los sistemas auditivos y visuales.
 
2-Existen factores de riesgoperinatales que reducen el capital férrico del recién nacido entre los que se encuentran: deficiencia materna de hierro durante el embarazo, prematuridad, hemorragia materna- fetal, gemelaridad, entre otros
 
Necesidades de hierro..
 
El recién nacido de término tiene reservas adecuadas de hierro, suficientes para cubrir los requerimientos hasta los 4-6 meses de edad14.Estasreservas provienen sobre todo de la madre durante la vida intrauterina. La mayor parte del hierro se incorpora en el tercer trimestre del embarazo por lo que los niños nacidos prematuramente tienen menos depósitos de hierro.
 
Luego del nacimiento, la destrucción de los glóbulos rojos por envejecimiento y los cambios en la paO2vinculados a cambios en la proporción de los diferentes tipos de hemoglobina contribuyen a aumentar los depósitos.Luego de los 4-6 meses de vida el balance de hierro depende de su ingesta con los alimentos. 
 
En la siguiente figura se muestran los requerimientos de hierro/1000Kcal basados en recomendaciones de la FAO/OMS en distintas etapas del ciclo vital. 
 
 
 
 
 
Las necesidades de hierro se establecen de acuerdo a la biodisponibilidad promedio de la dieta en una población determinada. En Uruguay se toma como referencia 12%. En función de esta biodisponibilidad, los requerimientos diarios de hierro varían: 8 mg/día en niños de 6 meses a 1año, 5 mg/dia de 1 a 3 años, 12 mg/día en mujeres adolescentes y 12,5 mg/día en mujeres durante la lactancia.
 
La biodisponibilidad del hierro varía dependiendo del estado hemínico o no hemínico. El primero se encuentra en la carne roja, las aves y el pescado y es el que tiene mayor biodisponibilidad. El hierro no hemínico se encuentra en vegetales y es absorbido en menor medida. 
 
En promedio la absorción de una comida que contiene hierro hemínico es 25%.Puede llegar a 40% en estadios de deficiencia y a 10% cuando los depósitos están completos.Se discute la influencia del calcio como el único factor dietario que afecta la absorción del hierro hemínico. A altas temperaturas y la cocción prolongada pueden degradar el hierro hemínico y convertirlo en hierro no hemínico.
 
El hierro no heminico es la forma principal del hierro dietario.Su absorción también está influenciada por el estado individual de hierro (varía entre 1 y 20%). Algunos factores dietéticos favorecen la absorción (carnes, ácido ascórbico) y otros la inhiben (sustancias químicas que ligan fuertemente los iones ferrosos como fitatos y algunos polifenoles).
 
Los fitatos son sales de inositolhexafosfato. Se encuentran en granos de cereales y semillas de leguminosas. 
 
Los polifenoles están presentes en casi todas las plantas como parte de sus sistemas defensivos contra animales e insectos. Los responsables de la inhibición son principalmente aquellos que contienen grupos galloyl.Contienen polifenolesligantes de hierro el té, el café y la cocoa. Muchos vegetales de hoja verde oscura (espinaca), hierbas y especies (orégano) contienen cantidades apreciables de grupos galloyl.
 
El ácido ascórbico es el más potente estimulador de la absorción del hierro no hem (en su forma nativa o sintética).Cada comida debería tener mínimo 25 mg de ác. ascórbico y más si tiene factores inhibidores. Se debe recordar que  25mg de vitamina C es la cantidad aportada por ½ limón, ½ naranja o 1 mandarina chica17.
 
 
Factores de riesgo de ferropenia
 
Existen factores de riesgoperinatales que reducen el capital férrico del recién nacido entre los que se encuentran: deficiencia materna de hierro durante el embarazo, prematuridad, hemorragia materna- fetal, gemelaridad, entre otros15-16
 
Luego de los primeros meses de vida y en la edad preescolar son los factores dietéticos los que cobran relevancia en la evolución hacia la ferropenia. 
Las carnes promueven la nutrición de hierro por dos mecanismos: estimulan tanto la absorción de hierro hemínico como de no hemínico y aportan el hierro hemínico, de mejor absorción. La composición y variedad de la dieta es un factor crítico en la determinación del aporte de hierro. 
 
En las siguientes tablas se resumen el contenido y la biodisponibilidad de hierro en diferentes alimentos. 
 
 
 
Los factores dietéticos vinculados a la ferropenia son: insuficiente aporte de hierro en la dieta, baja absorción de hierro dependiendo la fuente de hierro alimenticio, microsangrados ocultos secundarios a colitis inducida por las proteínas de la leche de vaca18-19. Por último, es importante considerar la posibilidad de enfermedades que alteran la normal absorción de hierro a nivel intestinal como giardiasis, infección por tricocéfalos, enfermedad celíaca, resecciones de intestino proximal y aquellas que cursan con pérdidas intestinales de sangre como la proctocolitis alérgica o la enfermedad inflamatoria intestinal20.
 
 
Recomendaciones para prevenir la ferropenia.
 
En el recién nacido y lactante se debe considerar las medidas tendientes a disminuir el la prematurez; la prevención, el control y tratamiento de la anemia en la mujer embarazada; y el retraso en el clampeo del cordón umbilical al nacer21-22
 
Luego de los 4-6 meses incluyen un adecuado aporte de hierro alimentario, la suplementación farmacológica con hierro y la fortificación de alimentos:
 
1- Adecuación de la alimentación:
- Alimentación a pecho directo exclusivo durante los seis primeros meses de vida
- Los niños que no reciben pecho exclusivo o lo hacen en forma parcial, deben recibir fórmulas lácteas para lactantes (en nuestro medio por disposición del Reglamento Bromatológico Nacional, Decreto 315/994  deben estar fortificadas o enriquecidas con hierro) o leche fortificada o enriquecida con hierro.
- Introducircarne desmenuzada, junto con el cereal o el puré de verduras, como primer alimento complementario, a partir del 6to mes de vida.
- Los niños a partir de los 12 meses deben recibir una alimentación diversificada con hierro de buena biodisponibilidad y no deben consumir más de 600 ml de leche de vaca por día.
- Estimular el consumo de alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, la frutilla, el tomate en jugos y purés, como favorecedor de la absorción del hierro no hemínico de verduras y cereales.
 
2- Suplementación con hierro medicamentoso. Debe realizarse hasta los 2 años iniciando la misma según presenten factores de riesgo: 
- Bajo peso al nacer, pretérminos o gemelares a partir del mes de vida. Deben recibir 2mg/kg/dia de hierro elemental: máximo 15mg/día.
- Niños alimentados a pecho exclusivo deben recibir 2mg/kg/dia de hierro elemental a partir del 4to mes de vida
- Niños con alimentación artificial, de peso adecuado al nacer, que no consumen alimentos fortificados, deben recibir 2mg/kg/dia de hierro elemental a partir del 4to mes de vida
Debido a la elevada prevalencia de anemia en la población infantil en nuestro país y siguiendo las pautas vigentes para la prevención y manejo de la anemia ferropénica del MSP, es recomendable realizar hemograma por punción digital o hemocue  en etapas criticas del ciclo vital para pesquisar la presencia de anemia entre los 9 y 12 meses de edad y repetir a los 18 meses de edad, especialmente los que tienen factores de riesgo de desarrollar anemia6:
a- Pretérmino, y/o con peso al nacer menor a 3000grs.
b- Niños que consumen más de 700cc de leche de vaca por dia.
c- Niños alimentados a pecho que no cumplen con la suplementación con hierro o no son alimentados oportunamente con buenas fuentes de hierro.
d- Niños que tienen dietas carenciadas, desnutrición, parásitos, u otras causas de sangrado crónico.
Controlarla respuesta al tratamiento realizando nuevamente hemograma por punción digital al mes de iniciado el tratamiento
 
 
Tratamiento de la anemia:
 
3-El tratamiento de la anemia, se basa en la administración de hierro vía oral, pero  junto con el tratamiento farmacológico se debe realizar la corrección de la dieta para adecuar los aportes de hierro a las necesidades del niño.
 
El objetivo del tratamiento es corregir la anemia, normalizar los depósitos de hierro del organismo y tratar la causa primaria si es que existe.
Se basa en la administración de hierro vía oral. La dosis es de 3-5 mg/kg/dia de hierro elemental que puede administrarse en distintas presentaciones como: sulfato ferroso, hierro polimaltosa o como glicinato quelato. La duración del tratamiento es de aproximadamente tres meses. Se necesita alrededor de un mes de tratamiento para corregir la anemia y dos meses para normalizar los depósitos. La administración de hierro por vía parenteral se reservará para los raros casos de fallo de la terapia oral. La necesidad de transfusión de concentrado de glóbulos rojos se valorará en casos de anemia muy severa o mal tolerada.
 
Junto con el tratamiento farmacológico debe realizarse la corrección de la dieta para adecuar los aportes de hierro a las necesidades del niño (6).
 
Palabras Clave: Ferropenia
Código de Artículo: 5017
Fuente / Referencias Bibliográficas:

 

1- Gaitán D, Olivares M, Arredondo M, Pizarro F. Biodisponibilidad de hierro en humanos. Rev ChilNutr.2006;33(2):142-148.
2- Gunnarsson BS, Thorsdottir I, Palsson G. Iron status in 2-year-old Icelandic children andassociations with dietary intake and growth. EurJ ClinNutr. 2004;58(6):901-6.
3- Moy RJ. Prevalence, consequences and prevention of childhood nutritional iron deficiency:a child public health perspective. ClinLab.Haematol. 2006;28(5):291-8.
4- Schneider JM, Fujii ML, Lamp CL, Lonnerdal B, Dewey KG, Zidenberg-Cherr S. Anemia, irondeficiency, and iron deficiency anemia in 12-36-mo-old children from low-incomefamilies. Am J ClinNutr. 2005;82(6):1269-75.
5- DeBenoist, B, McLean, E, Egli, I, et al. Worldwide prevalence of anemia 1993-2005: WHO global database on anemia. Report, World Health Organization; Centers for Disease Control, Geneva, 2008.
6- Guías para la prevención de la deficienciade hierro. MSP.DIGESA. Programa Nacional de Nutrición. Uruguay 2007
7- Handelman GJ, Levin NW. Iron and anemia in human biology: a review of mechanisms.Heart Fail Rev. 2008;13(4):393-404.
8- Greer J, Foerster J, Lukens J, Rodgers G, Paraskevas F, Glader B. Wintrobe's ClinicalHematology. 11 ed. Baltimore: Lippincott Williams & Wilkins; 2004.
9- Lanzkowsky P. Manual of Pediatric Hematology and Oncology. Terceraed. New York:Academic Press; 2000.
10- E. Monteagudo Montesinos, B. Ferrer LorenteDeficiencia de hierro en la infancia (I). Concepto,prevalencia y fisiología del metabolismo férrico. Acta Pediatr Esp. 2010; 68(5): 245-251.
11- Halterman JS, Kaczorowski JM, Aligne CA, et al. Iron deficiency and cognitive achievement among school-aged children and adolescents in the United States. Pediatrics 2001; 107:1381.
12- Carter RC, Jacobson JL, Burden MJ, et al. Iron deficiency anemia and cognitive function in infancy. Pediatrics 2010; 126:e427.
13- Falkingham M, Abdelhamid A, Curtis P, et al. The effects of oral iron supplementation on cognition in older children and adults: a systematic review and meta-analysis. Nutr J 2010; 9:4.
14- Dallman PR, Siimes MA, Stekel A. Iron deficiency in infancy and childhood. Am J ClinNutr 1980;33:86-118.
15- Kumar A, Rai AK, Basu S, et al. Cord blood and breast milk iron status in maternal anemia. Pediatrics 2008; 121:e673.
16- Collard KJ. Iron homeostasis in the neonate. Pediatrics 2009; 123:1208.
17- Hallberg L, Hulthén L. Prediction of dietary iron absorption: an algorithm for calculating absorption and bioavailability of dietary iron. Am J ClinNutr 2000; 71:1147
18- Tunnessen WW Jr, Oski FA. Consequences of starting whole cow milk at 6 months of age. J Pediatr 1987; 111:813.
19- Pizarro F, Yip R, Dallman PR, et al. Iron status with different infant feeding regimens: relevance to screening and prevention of iron deficiency. J Pediatr 1991; 118:687.
20- de Vizia B, Poggi V, Conenna R, et al. Iron absorption and iron deficiency in infants and children with gastrointestinal diseases. J PediatrGastroenterolNutr 1992; 14:21.
21- Durán P. Anemia, problema complejo,¿soluciones simples?Arch Argent Pediatr 2010;108(3):197-200
22- Ceriani Cernadas JM, Carroli G, Pellegrini L, et al. The effect of timing of cord clamping on neonatal venous hematocrit values and clinical outcome at term: a randomized, controlled trial. Pediatrics 2006;117:e779-e886.

AUTOR/ES DE ESTE ARTÍCULO:

Especialidad: Pediatría

Asistente de Clínica Pediátrica, Depto. de Pediatría, Facultad de Medicina, UdelaR

Especialidad: Pediatría

Profesora Agregada de Clínica Pediátrica, Depto. de Pediatría, Facultad de Medicina, UdelaR

Especialidad: Pediatría
  • Profesor de Clínica Pediátrica. Facultad de Medicina - UdelaR.
  • Responsable del Programa de Salud de la Niñez, MSP.