Cineantropometría

Cineantropometría

Estudio de las dimensiones morfológicas de las personas mediante mediciones
Cineantropometría
Publicado: Noviembre 2012

Existen dos abordajes principales para la estimación de la composición corporal. El primero, y ampliamente difundido, es el bioquímico que particiona el cuerpo en lípidos, proteínas, minerales y agua. Dentro de este ámbito encontramos la Hidrodensitometría (HD), Agua Corporal Total, Potasio Corporal Total y Absorciometría Fotónica por Rayos-X
(DEXA).  Existen además, otros métodos para la estimación bioquímica validados con la HD, como por ejemplo la Bioimpedancia Eléctrica, la Interactancia Infrarroja, la Antropometría (AA) y la Pletismografía. A través de diferentes métodos, todas estas técnicas estiman dos componentes del organismo humano: la grasa corporal (GC) y la masa-libre-grasa (MLG). Una de ellas siempre se calcula por defecto.

En segundo lugar están los métodos de fraccionamiento físico o anatómico para la estimación de la composición corporal, que particionan el cuerpo en tejidos anatómicamente diseccionables: piel, adiposo, muscular, esquelético y residual(vísceras y órganos)(1). Estos métodos se valen de técnicas como la antropometría y el diagnóstico por imágenes: Tomografía Axial Computada (TAC) y Resonancia Magnética Nuclear (RMN).

Existen también algunos modelos que cometen el error metodológico de mezclar ambos abordajes, como el de Fraccionamiento de cuatro componentes de Drinkwater y Ross (1980)(2), donde la grasa determinada corresponde a las reservas de triglicéridos químicos y los demás componentes a tejidos anatómicos (músculo, esqueleto, residual).

La antropometría (antropo: hombre, metría: medición) es el estudio de las dimensiones morfológicas de las personas mediante mediciones. La ciencia que abarca el estudio de la morfología y composición corporal en relación con el movimiento y la función fue definida en 1972, por William Ross, como cineantropometría (cine: movimiento). Comprende el estudio del ser humano en cuanto a tamaño, forma, proporción, composición, maduración y función grosera, y contribuye a la comprensión del crecimiento, la nutrición, el ejercicio y la performance. (Cuadro 1)

 

 

El tamaño del cuerpo y las proporciones, el físico y la composición corporal son factores importantes en la performance y la aptitud física. Históricamente, la estatura y el peso, ambos indicadores del tamaño general del cuerpo, han sido usados extensivamente con la edad y el sexo para identificar algunas combinaciones óptimas de estas variables en grupos de niños, jóvenes y adultos jóvenes, en varios tipos de actividades físicas. El tamaño corporal, particularmente el peso, es el marco de referencia estándar para expresar los parámetros fisiológicos (por ej., el VO2 máx. como ml.kg.-1 min), mientras que el grosor de los pliegues cutáneos, a menudo es usado para estimar la composición corporal. La antropometría es una herramienta de gran utilidad en lo que se refiera a la actividad física y las Ciencias Deportivas.

La composición corporal desempeña un papel vital en el rendimiento de muchos deportes. A través de la cineantropometría es posible efectuar una evaluación longitudinal del deportista, para observar las modificaciones provocadas por el crecimiento, la nutrición y el entrenamiento. A menudo el interés del entrenador (y del deportista) se centra en la cantidad de tejido adiposo, pero otras características físicas, como la masa muscular, la masa ósea y la longitud de los miembros también son fundamentales, ya que las longitudes segmentarias influyen en la eficiencia del gesto técnico.

La antropometría es un método y debe ser tratado como tal, un medio para un fin y no un fin en sí mismo. No es invasiva en un sentido fisiológico. Todas las mediciones son dimensiones externas del cuerpo, o de sus partes. Cada medición debe ser seleccionada para proveer una pieza específica de información dentro del contexto del objetivo planteado. Por tanto no es necesario tomar mediciones por las mediciones en sí mismas, simplemente porque uno tiene la oportunidad de hacerlo.

La interpretación de los datos requiere una apreciación de los objetivos específicos para cada deporte y de cada deportista, además de una relación estrecha entre los integrantes del equipo de profesionales que se encargan de la preparación del deportista. Al realizar la cinenatropometría el nutricionista debe determinar las metas apropiadas de peso y composición corporal, en cooperación con el entrenador y el deportista.

 

Herramientas para el análisis e interpretación

 

1. PROPORCIONALIDAD

La proporción es la relación que se establece entre las distintas partes del cuerpo humano; es fundamental en el estudio de deportistas. De acuerdo con las diferencias debidas al sexo, estadios de crecimiento y raza, la comparación mediantes medidas directas puede ser insuficiente, pues muchas diferencias dependen de la talla.

En este siglo grandes estudios de población comenzaron a presentar modelos descriptivos del ser humano típico, uno de los más conocidos fue el de Behnke. Una forma de analizar la proporción de las distintas partes del cuerpo humano, denominada estratagema Phantom, fue desarrollada por Ross y Wilson en 1974. En ella los resultados de cada sujeto o grupo se compran con un modelo teórico que se toma como referencia humana unisexuada (Phantom), con una talla media de 170,8 cm. Este modelo metafórico se obtuvo de un gran número de datos provenientes de varones y mujeres y es válido para ambos sexos y cualquier edad. Permite la comparación intrasexual e intersexual, lo que elimina el sesgo debido al dimorfismo sexual. Los creadores del Phantom no pretenden que los datos antropométricos estén distribuidos normalmente en la población; en consecuencia no pueden tomarse como valores de normalidad, sino solo como parámetro de comparación. El Phantom consiste en la transformación de las variables originales en puntuaciones Z.

Hay valores para longitudes, perímetros, diámetros, pliegues y masas corporales. Valores positivos de Z indican una proporción mayor para la variable estudiada; relatilos valores negativos indican una proporción menor, siempre respecto de la talla. Los resultados obtenidos mediante el análisis de la proporcionalidad suelen representarse gráficamente mediante la iconometrografía.

 

 

2. COMPOSICIÓN CORPORAL

El estudio de la composición corporal comprende la determinación de los componentes principales del cuerpo humano, tanto químicos como estructurales, las técnicas y métodos utilizados para su obtención y la influencia que ejercen los factores biológicos, como edad, sexo, estado nutricional o actividad física. La evaluación de la composición corporal puede basarse en muchos métodos, pero todos son conceptualmente muy diferentes entre sí.

La capacidad del individuo para realizar cualquier tipo de esfuerzo está íntimamente relacionada con la mayor o menor presencia de sus tejidos corporales. En los deportistas es necesario cuantificar tres tejidos fundamentales: adiposo, muscular y óseo.

Dentro de esta población, la evaluación del componente de masa muscular tiene interés, debido a la amplia variedad de modalidades deportivas, en las cuales los atletas difieren más en su desarrollo muscular que en la cantidad de tejido adiposo corporal. La magnitud alcanzada y su regionalización son mejores determinantes del rendimiento físico que la propia grasa.

Conceptualmente, la composición corporal puede estimarse a través de dos métodos:

Químicamente el cuerpo se divide según su contenido en masa grasa (MG) y masa libre de grasa (MLG). Esta última está constituida por agua, proteínas y minerales. La mayoría de los métodos para la determinación de la composición corporal siguen el modelo bioquímico de dos componentes, según el cual uno se estima y el otro se obtiene por defecto.

Estructuralmente, se particiona el cuerpo en tejidos anatómicamente diseccionables (piel, tejido adiposo, músculo, hueso y masa residual)

El tejido adiposo es una masa que incluye el tejido adiposo subcutáneo y visceral, además de una cantidad limitada intramuscular. Está formado por grasa o lípidos, agua, tejido vascular y nervioso.

Modelo bioquímico de 2 componentes 

Albert Behnke, investigador, cuyo interés era cuantificar la cantidad de masa grasa en los individuos, basándose en el principio hidrostático de Arquímedes (todo cuerpo sumergido en un líquido experimenta una fuerza hacia la superficie igual al peso del volumen del agua que desaloja). Su hipótesis era que si el grado de flotabilidad de un sujeto refleja relativamente su cantidad de masa grasa en relación con el peso total y con la masa libre de grasa, se hace evidente que, según el modelo de 2 componentes existe una relación directa entre la densidad del cuerpo y su contenido de masa grasa, concepto que caracteriza al método hidrodensitométrico.

Para calcular la densidad del sujeto (peso/ volumen) es necesario pesarlo dentro y fuera del agua. El resultado obtenido se corrige por factores como la densidad del agua (ya que varía con la temperatura) y el volumen respiratorio residual. La hidrodensitometría fue el método precursor del modelo bioquímico. Para aceptar este método debe asumirse tres conceptos básicos de constancia biológica:

  • 1. Las densidades de la MG y MLG son 0,900 g/ml y 1,100 g/ml, respectivamente.
  • 2. Los componentes de la MLG están en proporciones fijas en todos los individuos.
  • 3. Las densidades de los componentes de la MLG son constantes en todos los individuos.

 

A partir de estas presunciones, se desarrollaron más de 100 fórmulas que predicen la densidad corporal, a partir de medidas antropométricas como perímetros y pliegues; también derivaron ecuaciones para calcular el porcentaje de MG a partir de la densidad corporal, como las de Siri (1961) y Brozek (1963).

En relación con la hipotética densidad constante de la masa grasa, el valor de 0,900 g/ml atribuido parece bastante lógico, ya que está compuesto, casi con exclusividad, por triglicéridos. Pero hay que tener en cuenta que los lípidos que conforman la masa grasa de otras partes del organismo son más heterogéneos y además de triglicéridos pueden contener fosfolípidos, esteres y derivados como el colesterol. De todas maneras, el error que se puede derivar de utilizar el valor de 0,900 g/ml para la densidad de la masa grasa puede considerarse mínimo.

El mayor problema de este método es considerar que la densidad de la masa magra es constante. Si su valor fuera superior a 1,100 g/ml, al aplicar ecuaciones de regresión para determinar masa magra se obtendrían porcentajes negativos de esta última, un supuesto fisiológico y anatómicamente imposible de sustentar. El valor de la densidad de la masa magra depende de la variabilidad de las proporciones de sus componentes y de la variabilidad de las densidades de esos componentes.

Método de fraccionamiento anatómico

El primero en proponer un método racional y científico para la evaluación de alguno de los componentes corporales fue Matiegka, quien en 1921 desarrolló una serie de fórmulas en las cuales el peso de la masa muscular, piel más tejido adiposo subcutáneo y la masa ósea fue estimado por una serie de mediciones antropométricas relacionadas directamente con los tejidos (perímetros para masa muscular, diámetros para masa ósea y pliegues para piel +masa grasa) y constantes empíricas. Denominó al esqueleto como la parte pasiva y al músculo como la parte activa del aparato motor; consideró que el tejido adiposo influía en la economía del cuerpo. Al sobrante lo llamó remanente y se calcula restando los tres componentes mencionados del peso corporal. Su método de 4 componentes fue avanzado para la época, pero debido a la popularidad de los métodos bioquímicos cayó en desuso.

Si bien había varios métodos para evaluar la composición corporal, era necesario determinar si éstos realmente reflejaban lo que se suponía que estaban midiendo. Una forma de hacerlo era realizar una validación directa con cadáveres. Hay diferentes niveles de validación científica de los métodos utilizados para la estimación de la composición corporal:

- Métodos directos: el único absolutamente válido es la disección de cadáveres, con limitaciones evidentes.

- Métodos indirectos: se estima un parámetro a partir de la medida de otro; se valida con un método directo. Ejemplos: espectrometría fotónica, resonancia magnética.

- Métodos doblemente indirectos: resultan de ecuaciones derivadas de algún método indirecto, o sea que se validan con métodos indirectos. Ejemplo: bioimpedancia eléctrica, modelos de fraccionamiento anatómico.

Luego de varios estudios realizados en cadáveres, los cuales fueron medidos y estudiados, se demostró que el modelo de 2 componentes no era válido y presentaban un enorme margen de error.

Deborah Kerr, en 1988, publicó un modelo de fraccionamiento anatómico en 5 componentes (adiposo, muscular, residual, piel y óseo). Su premisa básica es que los indicadores antropométricos de los tejidos parten de un ser humano de referencia o Phantom, como también las masas fraccionarias. Este método fue probado en 1.699 individuos de ambos sexos con edades que iban desde 6 a 77 años. Predijo el peso balanza con un error del 4 % y del 8 % en fisicoculturistas y remeros de categorías livianas. Para su desarrollo se necesitan 22 mediciones antropométricas:

Piel: peso, talla

Masa adiposa: suma de 6 pliegues (tricipital, sub escapular, supra espinal, abdominal, muslo frontal, pantorrilla)

Masa muscular: perímetros corregidos por pliegues, brazo relajado, antebrazo (sin corregir), tórax, muslo medial, pantorrilla.

Masa ósea: diámetros biacromial, biileocrestideo, humeral, femoral +perímetros de la cabeza.

Masa residual: perímetro corregido de cintura, diámetro del tórax transverso, diámetro del tórax antero posterior, talla sentado.

 

3. ÍNDICES

Es la forma más fácil de relacionar datos antropométricos. Los más conocidos son:

Índice de masa corporal (IMC): este índice no es más que una manipulación estadístico- matemática de las variables del peso y talla. Su limitación fundamental es que el supuesto en el que se basa (todo el peso que excede los valores determinados por las tablas talla-peso corresponderá a masa grasa) no siempre es válido. Es evidente que ese sobrepeso también puede deberse a la masa muscular y ósea. Aunque en el ámbito epidemiológico el IMC se esté utilizando como índice de riesgo de morbilidad, la interpretación que debe hacerse de esos valores a nivel individual no puede ser menos que muy relativa.

Índice cintura-cadera (ICC): es una de las herramientas más utilizadas con más frecuencia para describir la distribución adiposa corporal. En realidad no es útil para seguimiento longitudinal, ya que las dos variables utilizadas sufren modificaciones en un proceso de descenso de peso. ç

Índices entre masas: se obtienen realizando el cociente entre masas corporales obtenidas por métodos métodos válidos, por ejemplo índice músculo/óseo, índice adiposo/muscular. Pueden ser útiles para determinar el peso ideal del atleta, aunque se necesitan parámetros normativos para poder determinar las cantidades adecuadas de las masas para cada deporte.

 

4. SOMATOTIPO

El somato tipo fue propuesto por Sheldon en 1940 a partir de una clasificación biotipológica que toma como referencia las capas embrionarias de donde provienen los tejidos (endodermo, mesodermo y ectodermo). Luego Barbara Heath con la colaboración de Lindsay Carter crearon el método Heath- Carter, que es el más aceptado y utilizado en la actualidad.

Este método es un resumen cuantitativo del cuerpo que permite combinar tres aspectos del físico de un sujeto en una única expresión de tres números. La visión actual es que el somato tipo es fenotípico y, por lo tanto, susceptible a cambios como producto del crecimiento, el envejecimiento, el ejercicio y la nutrición. Estos tres números representan el endomorfismo, el mesomorfismo y el ectomorfismo, que se expresan siempre en el mismo orden:

- El endomorfismo representa la adiposidad relativa.

- El mesomorfismo representa la robustez músculo esquelética relativa.

- El ectomorfismo representa la esbeltez relativa (predominio de las medidas longitudinales sobre las transversales) Este método presenta algunas limitaciones:

  • No especifica dimensiones
  • No determina la composición corporal
  • No es sensible para monitorear cambios en el corto plazo.

 

5. SUMATORIA DE PLIEGUES

Como dato absoluto es un indicador usado con frecuencia, es práctico y requiere poco tiempo e instrumentos. Los nutricionistas deben identificar el menor nivel de pliegues relacionados con el rendimiento y la salud. Un monitoreo continuo de pliegues combinado con mediciones de perímetros indicará el nivel compatible con el rendimiento de atletas.

 

CONCLUSIONES

La cineantropometría, una herramienta invalorable para el nutricionista deportivo, descansa en los siguientes criterios:

- No apoyarse en métodos de composición corporal que no sean válidos.

- Utilizar equipamientos adecuados, recomendados por ISAK.

- Tomar únicamente las mediciones que sean necesarias en cada caso.

- Capacitarse y realizar una práctica intensiva, solo de esta manera se obtendrán datos confiables.

- Colaborar en la creación de bases de datos.

Código de Artículo: 5010

AUTOR/ES DE ESTE ARTÍCULO:

Especialidad: Nutrición

Antropometrista ISAK Nivel 2, Nutrición Deportiva.