Autocontrol y Voluntad

Autocontrol y Voluntad

“Entender al adicto como un enfermo es un primer paso”
Autocontrol y Voluntad
Publicado: Junio 2013

El adicto es un enfermo, un esclavo de su adicción, al principio se siente como una persona inteligente, convencida de que hace lo correcto, sabiondo y todopoderoso; otras solo busca las sensaciones de placer, desde el más profundo hedonismo, sin valorar las consecuencias de sus engaños. Su doble vida, chantajes, manipulaciones, etc., le llevan a un deterioro tan brutal que acaba por dejar al descubierto su verdadera cara. Espiritualmente, los adictos son personas con un vacío interior, incapaces de amarse ni de amar a los demás, solo se encuentran sumidos en su mundo.

La mayoría piensa que para superar el problema necesita simplemente aplicar un mayor autocontrol y voluntad, pero no es tan simple. Uno de los impedimentos para que un adicto se recupere es pensar que puede confiar exclusivamente en su voluntad, que aunque es determinante a la hora de apartarse del problema, no es suficiente por sí sola, pues cuando menos se lo espere y la vida le ponga ante una fuerte tensión, lo más probable es que vuelva a recaer.

El primer paso es la autoaceptación, el reconocer que se tiene un problema y se ha perdido el control.

Ése es el comienzo.

 

Testimonio:

Cuantas veces me pregunté qué diría en este momento. ¿Qué compartir? ¿Cómo comenzar? ¿Por dónde?, muchas preguntas me hice durante este tiempo de proceso, pero bueno, llegó el día y acá estoy escribiendo esta devolución.

Aprovechando que vengo de mi último grupo y estoy más conectado que nunca con esta experiencia y oportunidad maravillosa que me dio la vida, les cuento que es complicado poner en palabras todo lo recorrido durante este tiempo, muchos momentos vividos, fue un camino muy largo buscándome y navegando mar adentro para poder encontrarme nuevamente con Martín, ese Martín que dejé de lado por un tiempo largo. Hoy sí les hablo yo y no aquel que conocieron el 8 de agosto y los primeros meses que no sabía ni quién era, con la frente bien en alto y con ganas de salir a la vida a ganar. Quiero decirles que estos meses de tratamiento fueron para mí un estilo de “pretemporada” y que ahora se viene lo más lindo y jugoso, el campeonato (la vida ) y estoy preparado para esto, con victorias, empates, derrotas y todo tipo de obstáculos que se me crucen, porque gracias a ustedes (mis entrenadores) estoy donde estoy y soy lo que soy. Me marcaron el camino, en un principio me tomaron de la mano, luego caminaron al lado mío y hoy dejan que camine solo, así que gracias. Vamos a seguir remando y peleando que todo se puede, la vida es una sola y VIDA ES ESTA, no la de antes.

A mis amigos hoy presentes, nada más que gracias por estar en este momento tan importante para mí y haberme acompañado afuera, que es lo más complicado de todo esto. Y lo más lindo e importante siempre al final, ¡gracias a mi familia, gracias y mil gracias! ¡Sin ustedes hoy no estaría donde estoy y diciendo lo que les estoy diciendo!

¡Hasta siempre gente linda, fue un gusto haber compartido esto junto a ustedes!

Código de Artículo: 5099

AUTOR/ES DE ESTE ARTÍCULO:

Especialidad: Psicología

Nació en Buenos Aires en 1966 y es Licenciado en Psicología. Se ha dedicado desde 1986 a la investigación y prevención del consumo de drogas y a la asistencia de adictos. Se capacitó en el centro Daytop Village de los Estados Unidos y ha visitado centros de rehabilitación de América Latina y Europa, donde completó su formación. Desde 1993 dirige la Fundación Manantiales, institución sin fines de lucro con sedes en Argentina, Brasil y Uruguay, que se dedica a combatir la drogadicción.